Seleccionar página

Continuamos en invierno y con él las adversas condiciones como el viento, la lluvia o la falta de humedad, que provocan alteraciones en nuestra piel. Por eso en esta época del año cobra especial importancia aprender a cuidar nuestra piel para que siga estando sana e hidratada.

La piel es uno de los órganos más importantes que se encarga de protegernos frente al entorno y proporcionarnos una correcta apariencia. Sin embargo, podemos apreciar cambios durante estos meses en zonas como labios, manos, cara o codos pudiendo llegar a estar deshidratados, tirantes, rugosos o, incluso, resecos.

En este post queremos enseñarte una serie de consejos que serán claves para mantener cuidada tu piel y evitar los efectos mencionados durante la época invernal:

1.Evita las duchas con agua muy caliente

Los cambios bruscos de temperatura provocan que la piel se reseque y tienda a irritarse aumentando su PH y, por lo tanto, deshidratándose con mayor facilidad. Por lo que, es aconsejable una ducha corta con agua templada y productos suaves.

2.Incorpora cremas hidratantes faciales y corporales

Conseguirás mantener y recuperar los niveles de hidratación, además de aportar los nutrientes necesarios. Puedes hacer uso tanto de cremas como de aceites corporales usándolos durante la ducha o aplicándolos directamente una vez hayas terminado.

3.Protege tus manos

Son las primeras en demandar un cuidado extra durante el invierno, puesto que son las más expuestas al frío y la sequedad. Utiliza cremas específicas que incorporen activos nutritivos e hidratantes.

4.Cuidado con los rayos solares

Durante el invierno también recibimos una gran cantidad de radiación solar. Por eso debes utilizar de manera diaria cremas que tengan factor de protección solar y así ayudarás a tu piel a prevenir su envejecimiento y la aparición de manchas.

5.No olvides tus labios

La piel de los labios tiende a resecarse y agrietarse debido a su delicadez. Y cuando esto sucede, agravamos el efecto humedeciendo continuamente la zona. Para evitarlo aplica bálsamos y protectores labiales hidratantes.

Si mantienes estos consejos diariamente tu piel tardará muy poco en notar los beneficios, por lo que, esperamos que os sirvan y los apliquéis en vuestro día a día.